¿Es nuestro sistema de pensiones un esquema Ponzi?

esquema ponzi
En el artículo de hoy vamos a tratar sobre un tema realmente controvertido y polémico. Quizás absorbidos por el trajín diario no nos paramos a pensar y a dedicarle el tiempo que se merece, ya que está en juego el nivel de vida que vamos a tener en nuestra vejez (si es que llegamos).
¿Está basado nuestro sistema de pensiones en un esquema Ponzi?. Para responder a esta pregunta vamos a explicar primero en qué consiste este peculiar sistema.




En primer lugar podemos definir a un esquema Ponzi como un sistema de inversión fraudulento, en el que no se invierte en activos financieros reales, como serían la compra de acciones o de bonos, sino que el dinero de los nuevos inversores va a parar al bolsillo de los antiguos en concepto de pago de intereses. Es decir si no aparecen nuevos partícipes que aporten dinero fresco para pagar los intereses de los más antiguos, el sistema se vendría abajo.

Para hacernos uno idea de lo que es una estafa piramidal basada en un esquema Ponzi, podemos nombrar el caso de Forum Filatélico aquí en España,o el caso Madoff en Estados Unidos, ¿pero de dónde viene el nombre de Ponzi?¿cuál es su origen?.
Carlos Ponzi fue un emigrante italiano que llegó a Estados Unidos al principios del siglo pasado. Trabajó como lavaplatos, camarero y otros empleos menores, llegando a estar alguna temporada en la cárcel por estafas menores. En 1919, Ponzi creó su empresa: Securities Exchange Company, la cuál prometía  rentabilidades del 50 % a quienes le prestaran dinero a 45 días y del 100% a quienes se lo prestaran a 90 días. El sistema consistía en comprar cupones de respuesta internacional en Italia ( una especie de sellos de Correos), para después revenderlos en Estados Unidos. Esto era un negocio viable a pequeña escala, pero era del todo imposible que pudiera generar esas rentabilidades. Así Ponzi tenía que pagar los intereses con las aportaciones de los nuevos inversores que por cierto entraban a manadas, ávidos de avaricia. Como os podéis imaginar la historia de este hombre y de su pirámide no acabaron muy bien. Ésta se desmoronó cuando empezaron a salir noticias sobre la inviabilidad de la misma, lo que provocó la huida de los inversores, muchos acabaron arruinados, él fue acusado de estafa y acabó con sus huesos en la trena.

Entonces, después de leer todo esto,si alguien me preguntara si nuestro sistema de pensiones está basado en un esquema Ponzi, yo le respondería con un sí rotundo ya que el dinero que pagamos los cotizantes a la seguridad social se utiliza para 
pagar las pensiones actuales, a la vez que nosotros obtenemos un cupón por el que los futuros cotizantes nos tendrán que pagar nuestras jubilaciones. Evidentemente no se trata de un sistema fraudulento, además tiene un fin loable como es dotar a nuestros mayores y a nosotros mismos en un futuro de un sistema de rentas que nos permitan vivir los últimos años de nuestra vida de un modo digno sin la necesidad de trabajar. Pero si se persigue tal fin, desde luego este es un mal sistema que irremediablemente está abocado al fracaso.
En teoría parece un sistema perfecto, no hace falta buscar incautos como hacía Carlos Ponzi, ya que el estado hace partícipe por obligación a cualquier persona que se incorpora al mercado de trabajo y funcionaría muy bien en un país con un crecimiento demográfico sano. A continuación adjunto una imagen con la evolución demográfica de España durante los últimos 65 años.


esquema ponzi
Pirámide poblacional de España(1950-2015)

 La base de la pirámide gradualmente se va haciendo estrecha, mientras que la cumbre se va ensanchando, es decir disminuyen los nacimientos (futuros cotizantes, siempre y cuando el mercado laboral tenga la capacidad de absorberlos) y aumenta la esperanza de vida ( más pensionistas y durante más tiempo) lo cual irremediablemente nos va a llevar a que la población activa sea incapaz de mantener este "chiringuito".

Nos han contado muchas veces de que viene el lobo, tantas que ya ni nos las creemos pero el lobo ya está aquí y algo tendremos que hacer, pero ni en broma podemos confiar en el sistema después de ver esto.Yo, personalmente, si no existiera la obligación de cotizar, sino que fuese algo optativo, no se me ocurriría en meter ni un céntimo al mes, porque desde luego no le veo ningún futuro.


Ahora es cuando le toca salir al político de turno,a tranquilizar a los asustados votantes. Desde aquí reto a cualquiera que quiera aportar argumentos para defender la viabilidad del sistema tal y como está diseñado actualmente y ya aviso que no se considera argumento válido vale aludir al milagro bíblico de la multiplicación de los panes y los peces. Puede ser que yo esté equivocado y necesite que alguien me abra los ojos, pero creo caminamos hacia una serie de modificaciones que consistirán en parchear el sistema mediante el aumento de las  cotizaciones sociales (recordemos que un tercio de nuestro salario bruto ya va a este apartado) a la vez que una progresiva disminución de la cuantía de las pensiones y el aumento de la edad de jubilación, pero que serán incapaces de resolver el problema de fondo, a la vez que provocaran una pérdida de nuestro nivel de vida.




esquema ponzi

¿Entonces qué podemos hacer?, porque es muy fácil criticar pero no tanto aportar soluciones.






-Algunos dirán que contratar un plan de pensiones.Yo no soy muy partidario de ello. Si hacemos cálculos se va muchísimo dinero en comisiones, ya que es mucho capital aportado y durante muchos años y a la vez que están ofreciendo pírricas rentabilidades si las comparamos con la de los índices bursátiles.Para más inri tienen una liquidez muy limitada.


-Otros nos recomendarán la compra de bienes inmuebles como viviendas y plazas de garaje con el fin de alquilarlos. Es una opción. A mi tampoco me hace mucha gracia, ya que concentramos mucho patrimonio en sólo activo en vez de diversificar, y si tenemos un inquilino moroso, nuestra fuente de ingresos se van a resentir mucho. Además este tipo de inversiones acarrean continuados gastos (Ibi,comunidad ,basuras etc) que deberemos afrontar aunque tengamos nuestro inmueble vacío.

-Por último nos queda gestionar nosotros mismos nuestra cartera, mediante la compra de acciones de empresas y de bonos (de estados soberanos o también de empresas) todo ello de la más altísima calidad, ahorrando todos lo meses e invirtiendo periódicamente, no sucumbiendo a la tentación de vender durante las subidas y las bajadas del mercado,para crear un sistema de rentas que nos garantice un buen nivel de vida tanto en el presente como en nuestra ancianidad.


Por último, casi se me olvidaba, uno de los aspectos más ventajosos de crear un sistema de rentas propio frente a una pensión publica es que a la muerte del titular, el primero pasaría a manos de sus herederos, en cambio la pensión de jubilación se extinguiría para siempre. Juzgad vosotros mismos.

Si te ha parecido interesante este artículo te agradecería que lo compartieses en tus redes sociales. Así estás poniendo tu granito de arena para ayudar a que este blog continúe creciendo


2 comentarios:

  1. Yo también tengo claro que, si pudiera no contribuir a las pensiones, ni al sistema de seguridad social, no contribuiría, pagando lo que tenga que pagar cuando lo necesitemos, que seguro que sería mucho menos de lo que llevamos pagado Pepa y yo... y lo que te rondaré, morena.

    Estoy contigo en que la mejor opción es ahorrar e invertir. Y dejar de trabajar, para así dejar de contribuir tanto a estos sistemas.

    Saludos.

    Pepe.

    ResponderEliminar
  2. Hombre Egoísta, subscribo todos tus argumentos.

    Me resulta interesante la idea de ver los incentivos perversos que tienen los sucesivos gobiernos, de decir que "las pensiones futuras están aseguradas", cuando no es cierto. Y no es cierto con total transparencia, porque tras mirar la pirámide poblacional y hacer unas cuentas rápidas se ve que en este tema no hay ningún debate, está todo claro. Y se supone que los mismos que dicen estas cosas tienen que buscar las soluciones.

    Me preocupa que este problema no tiene buena solución. A cambio de un tercio de nuestros salarios brutos vamos a recibir al equivalente a los 400 euros de la ayuda social. Así que no tiene sentido contribuir. Pero no se puede desmontar el sistema, ni siquiera reducir las pensiones, porque sino se montaría la marimorena. Para un gobernante tiene sentido dejar que la inflación vaya restándole poder adquisitivo a las pensiones, sin que la cantidad de euros haya bajado. Lo malo, claro está, es la generación que tenemos que contribuir a cambio de (casi) nada, y tampoco nos dejan ahorrar (por los altos impuestos al ahorro, y porque estadísticamente los planes de pensiones pierden poder adquisitivo año tras años).

    Interesante post.

    ResponderEliminar

Deja aquí tu comentario

Entradas más populares